84 posturas y la forma de vivir una vida

sadhanaAyer tuvimos el intensivo de posturas dentro de curso de formación de Kundalini Yoga en Madrid. Es un curso largo que va evolucionando y en cada intensivo se tocan uno o más temas para llegar a tener una visión completa del yoga.

Pero claro, esa visión completa sólo la puede tener uno cuando ha alcanzado ese estado, el estado de unión, en el que no hay enfrentamiento, ni dualidad, no hay lucha si no entrega. No es algo que se lograr sólo atendiendo a la explicación de uno o de otro.

Es como vivir en un ashraam, no es un aparcamiento, ni es un hospital mental, ni es un montón de gente riendo alrededor de un pastel o de una comida, cuando el núcleo falla y no está presente, cuando el maestro no es capaz de dar esa cohesión que se necesita para impeler a los demás hacia el centro, nada funciona.

Nuestra conciencia es ese maestro y pasa por las distintas etapas mentales que están bien descritas en los aforismos de patánjali, los famosos yoga sutras, y también en las etapas del camino espiritual. Esa conciencia que pasa por fases de inconsciencia, de ausencia o de incapacidad, es la que nos va llevando a través de las distintas posturas del cuerpo y de la vida.

La postura del victimismo, o del tu más, o la del yo tengo la culpa de todo, o la del yo soy el mejor y tu no lo eres, o cualquier otra postura, incluso la del quiero hablar con alguien pero no se cómo hacerlo, o la del no te preocupes, yo me encargo de todo. La postura de nadie me hace caso, o la de necesito mimitos, y nadie me comprende. Todas ellas y muchas más que estoy seguro que podrías aportar, son posturas cómodas, aprendidas, y que conocemos bien. No significa que no sean dolorosas, lo son y mucho, pero son cómodas porque son un hábito, estamos acostumbradas a ellas.

La verdadera misión del yogui a través de sus posturas físicas, mentales o emocionales es navegar a través de ese mar inescrutable para llegar a su esencia.

El regalo de la vida es uno mismo, y ser uno mismo, no es ser más que otros ni mejor que nadie, ni siquiera consiste en superarse cada año o cada ocasión. La forma de superarse en la vida es siendo más consciente y trabajando más intensamente con uno mismo, desarrollando lo que somos y creyendo en la luz que hay en nosotros (y viendo la de los demás) y simplemente apartar las cosas que la oscurecen.

La forma de vivir la vida correcta es aquella que te acerca a ti mismo, y de la misma manera que al hacer las posturas yóguicas, es importante construirlas desde la conciencia y el poder interior, y hay que estar atento a los límites para no romperse; Nuestras posturas mentales y emocionales son tan poderosas porque construyen nuestras interacciones (internas y externas) en la vida.

Lo que nos digamos, lo que nos permitimos, cómo nos tratamos, es lo que va preparando lo que vamos a ser en el momento siguiente, y es ahí en el momento presente, presentemente continuo y continuamente presente donde ocurre la magia.

No podemos saber cuando nos iluminaremos o cuando se acabará nuestra carrera, sólo podemos saber si nuestras actitudes, palabras y movimientos nos acercan o nos alejan de la alineación con nuestra alma.

Cuando el dolor fundamental de la vida, que es la desconexión de nuestra alma, el sinsentido de la vida, aparece, la única forma aceptable es volver atrás y recuperar es alineación divina, que nos reinsufle sentido, energía y fe.

La vida no tiene otro sentido que encontrarle el sentido a la vida, y toda la cosa yóguica va encaminada a fabricar la estructura corporal, mental y espiritual para poder orientarnos hacia ese infinito interno que nos da la sensación de perfección, conexión y unidad.

Es difícil valorar el éxtasis cuando se esta lejos de el, por intenso que haya sido.

De la misma forma es difícil valorar el dolor cuando se está en el éxtasis, por muy grande que el dolor haya sido.

Pero podemos crear una forma de vida, personal y compartida en el ashraam, para que todos nos acerquemos suavemente y con amor a ese precario equilibrio en el que sólo podemos crecer y madurar.

Nadie es imprescindible y todos somos importantes, nadie puede ser reemplazado, porque todos somos únicos. Sin embargo sólo cuando vibramos en ese estado tan peculiar de vivir el presente es cuando podemos realmente aportar algo que no sea ruido y desequilibrio.

Por eso el devenir de la humanidad es tan errático, porque las fuerzas internas son tan frágiles y etéreas, y las fuerzas externas están tan bien organizadas que arrastran sin miramientos a los individuos.

No podemos luchar contra el capitalismo, o el materialismo o negar la propiedad privada, o la forma de amar y de compartir de todo el mundo, no podemos erradicar la desigualdad.

Pero podemos cambiar nuestra forma de participar en ello, excluirnos y generar una visión y un movimiento diferente, simplemente cambiando nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos en el momento presente.

Y eso es es lo que es el yoga, tomar lo que somos, pulirlo, liberarlo de ruido y hacerlo resonar como un Gong celestial en nosotros, para expandir nuestra luz y con suerte ayudar a otros a reconocer su propia naturaleza, y ayudarles en su propio proceso.

Yoga significa unión y no hay nada más revolucionario que la unión de los que están unidos a sí mismos, a su infinito interno, y se ven reflejados en el infinito interno de los demás.

No hay otra forma de mejorar el mundo, todas las otras participan del mundo y del problema, nuestra aspiración máxima es comunicarnos mejor, porque ¿acaso si no nos comunicamos bien internamente podemos hacer externamente?

La realidad nos dice que el cambio se está produciendo, las almas están tirando más de los individuos y más personas están dejando de ser gente, para ser ellos mismos. Muchas personas se están alineando y esa alineación nos llevará a la gran iluminación colectiva, trabajada desde el trabajo interno.

De todo eso, a través de las distintas posturas fue de lo que iba el curso de ayer.

Mi deseo es que puedas verlo hecho realidad en ti y en tu vida.

Sed felices, todo lo demás no existe.

Anuncios
Acerca de

No hay mucho que decir de cierta importancia sobre mi. Soy Sikh, profesor de Kundalini Yoga, también formador de profesores de K.Y. y doy algunas clases de K.Y. He sido programador de páginas web con resultados dispares. También he sido profesor de programación y diseño elemental de páginas web con HTML, JavaScript y PHP. Afortunadamente colaboro con una academia de renombre en el aspecto técnológico: CICE, donde doy cursos basados sobretodo en tecnología web: PHP, Javascript, HTML, CSS, Ajax. Así como MySQL http://www.ciceonline.com Siempre relacionado con tecnologías de código abierto. Ahora estoy volcado en un proyecto de comunidad yóguica en el campo, en Guadalajara. Well there is not more important to say about Devta except that it's me! I am a Kundalini Yoga Teacher, spanish, fallero, and I had being a computer programmer, oriented to PHP and Web Pages and Web Applications. Fortunatly I work in CICE, a technology and computer academy, in Madrid. http://www.ciceonline.com. There I teach PHP, Javascript, HTML, CSS, AJAX and other web related techonolgy, and MySQL. Always related open source technology and code. Now I teach K.Y. classes and teachers training courses. More and more I am working to build up a little yoguic community in the country, in Guadalajara, near Madrid (Spain).

Tagged with: , , , , ,
Publicado en Acción social, artículo, Comunidad Kundalini Yoga, cursos Kundalini Yoga, dios, Kundalini Yoga, Reflexiones
One comment on “84 posturas y la forma de vivir una vida
  1. Noemi dice:

    Gracias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: