La Perla de la vida y el camino del Arco Iris, o yendo de Cartagena a Madrid

Mi vida últimamente es tan intensa que pensar en lo que viví hace dos semanas me parece casi un ejercicio de arqueología, pero es sano hacerlo para poner cada cosa en su sitio, si no, al final no hacemos más que pasar surfeando por el presente. Y aunque eso es ideal, a veces conviene establecer ciertos hitos que nos puedan servir de referencia, o simplemente para documentar cosas que han sucedido.

Durante la semana santa, pasada, estuve en Cartagena dando un curso, gracias a Jap Nam y Anabel de la GFU de Cartagena. El curso creo que salió bien y fue interesante, como suele suceder asistieron una pléyade de personas maravillosas, mujeres y hombres que ya están en otra frecuencia o están haciendo ese cambio. La mayoría eran ya angelicales y algunas estaban agazapadas tras el maquillaje de chica mala, para en realidad protegerse de un mundo tremendo.

Disfruté muchísimo del curso y del viaje de ida y de vuelta.

Como sucede desde que tengo recuerdos, en la semana santa no hizo un tiempo estable y soleado (no entiendo porque todo el mundo se va de viaje en semana santa), si no más bien hubo nubarrones, chaparrones y un tiempo cambiante, aunque muy agradable.

El inicio del viaje ya fue un puro placer, y una amiga de Sat Nam, Perla, se venía conmigo a Cartagena. Un viaje en coche que hicimos para detenernos en el peaje para sacar algunas fotos de lo espectacular que estaba el cielo.

La verdad es que desde que Perla se vino a Tembleque para comer e irnos, (salimos tardísimo y pillamos mucha lluvia, con lo que llegamos a Cartagena a las 11 de la noche), fue todo bastante mágico.

Al llegar nos esperaba Jap Nam y su familia, su marido Ángel, un verdadero ángel con mascara de descreido pero de gran corazón, y sus dos maravillosos hijos: Ángel campeón de tenis y Eva, la ninja, qué vitalidad.

Tomamos algo de cena, casi tuvieron que sacar el embudo, porque realmente son muy hospitalarios y nos trataron fenomenal.

Al día siguiente un poquito de yoga por la mañana y al curso.

Llegamos y conocimos a un montón de personas maravillosas, la verdad es que soy muy afortunado por el trabajo que tengo y por cómo me trata la vida, es una suerte poder viajar y conocer a tantas personas buenas en un ambiente relajado. Cuando uno está relajado y alguien se ocupa de todo lo demás, se puede expandir lo mejor de nosotros mismos, quizá esa es una de las claves de porque somos todos tan maravillosos fuera de casa en cursos o de vacaciones, y a veces no tanto cuando estamos en casa.

Foto del grupo del curso de Numerología Tántrica en Cartagena con Devta Singh (que no aparece en la foto)

En cualquier caso, estuvimos aprendiendo, practicando y compartiendo los rudimentos básicos de la numerología tántrica y el grupo reaccionó maravillosamente absorbiendo una tonelada de información. Lo cual me dejó sorprendido, porque a medida que avanza el tiempo los alumnos llegan más preparados, a menudo más que el profesor, menos mal que seguimos aprendiendo…

Fuimos a comer a una terraza, maravillosa donde el ambiente siguió expandiéndose y penetrando nuestros corazones como si de un baño isotónico se tratara.

Por la tarde seguimos ampliando la información sobre numerología y ya empezamos a hacer experimentos con la intuición con unos resultados sorprendentes, y para la mayoría de los presentes muy claros y precisos. Aunando ambas cosas: conocimiento e intuición, sólo nos faltaba un poco más de experiencia que es lo que se dará con el tiempo, así que pasamos a reposar las ideas y esperar al día siguiente. La tarea que quedó encomendada, fue la de analizar los números de la familia y ahí se empezaron a ver muchas cosas, como por ejemplo que muchas personas de una familia suelen compartir números comunes, incluso en las mismas posiciones, otras incluso paquetes de números, pero de forma clara, se constata que las familias están juntas por algún motivo. Y eso se ve muy claramente en la numerología.

Una foto de Devta hablando en la tarde del sábado.La tarde del sábado prometía descanso, pero al final se lió la cosa, estuvimos haciendo las compras y preparando las viandas que serían nuestra cena, y mientras tanto surgieron cosas que trajeron lluvia. Lluvia sanadora se entiende, hay que tener cuidado con lo que se dice, pues a veces surge la lluvia pero no sana nada, sólo remueve. Pero a veces es una pena ver empecinamiento en cosas que no benefician a las personas que quieres. De todas formas siempre después de la tormenta llega la calma. Nos acostamos tarde.

Al día siguiente, Sadhana uff, me tuvieron que despertar, porque el reloj no sonó, al fin y al cabo estabamos exhaustos. Llegamos por los pelos al sadhana, y el yoga se alargó interminablemente, luego la meditación y cuando acabamos ya habían llegado los alumnos, no hubo tiempo para el desayuno.

Así que empezamos de nuevo, parte de los del sadhana se fueron a desayunar a otra parte y el resto siguió en el curso, remachamos algunos conceptos importantes y quizá diluimos algunas confusiones.

Y presentamos el sistema gŕafico para ver los números como un cuadro y no como unas cifras, y aunque para muchos fue confuso inicialmente, se expandió y dio mucho juego, para algunas personas, como para Anabel, esto resulto ser mucho más clarificador que lo anterior. Debería darle más importancia.

Y al final, dedicamos los últimos 15 minutos a hacer el juego de los roles de los números, en los que cada participante se acoge a uno de los números y van haciendo cambios en la estructura, las posiciones o el lugar de dónde esta cada uno, y yo voy leyéndolas en términos numerológicos. Fue divertido y sirvió para desengrasar.

El curso fue un éxito y se lo debemos a labor abnegada de Jap Nam  Kaur y Anabel que difundieron la noticia por toda Cartagena. Incluso tuvimos asistentes de lujo como la Diosa Siri Chandra Kaur o Akal Sahai, que a pesar de sus cosas, finalmente vino para vernos un buen rato.

Acabamos el curso y tras recoger (siempre me cuesta recoger y partir) acabamos siendo llevados a comer en la zona cercana al puerto de Cartagena, entre el Arsenal y el teatro romano. Donde nos atendió Toñi una camarera majísima, con caracter y una simpatía infinita, para rematar el día numerológico decidimos hacerle como regalo una micro consulta y se quedó encantada, al minuto vino otra camarera, y nos trajeron también a la cocinera, cada conversación parecía más interesante.

Realmente el día había dado mucho de si. Pero no era todo ni mucho menos.

Tras la comida, y un breve paseo, fuimos a casa de Jap Nam y despedimos a la familia que tan amorosamente nos había tratado, incluido el sinllon con masaje relax. Así que cargamos las cosas en el coche y lo dejamos allí. Anabel nos llevaba a la casa de su familia en LA Manga del Mar Menor, auqnue antes ibamos a pasar por Alama de Murcia, para ver el Ashraam de la GFU.

El lugar, maravillosos, los ancianos, esta vez ya avanzados de edad, pero con una resolución y una energía maravillosa, nos enseñaron las instalaciones y dimos una vuelta por todo el huerto de naranjos, mandarinas, limones, una maravilla. Después visitamos los alojamientos y tras algunas conversaciones entretenidas, nos fuimos para La Manga.

En el viaje, Perla se desmayó cayendo en un sueño profundo, mientras avanzábamos hacia un lugar mágico que no había visitado en 23 años.

Llegamos de noche a la manga y se preparó algo de cenar. Disfrutamos de la casa, además en día de temporal, el mediterránero soplando bien de Levante, nos traía un buen chorro de prana, revitalizador. Un apartamento irregular pero maravilloso, con una fachada a cada uno de los dos mares, enfrente de Isla Grosa, en un entorno maravilloso.

Estuvimos charlando hasta las tantas, esas conversaciones dulces e interesantes que uno no acabaría nunca si el cuerpo no fuera avisando de que necesitaba un descanso.

Perla y yo seguimos un poquito más, porqu ele propuse hacerle una sanación. La sanación fue espectacular, y no por lo que percibí yo si no porque me di cuenta en cierto momento de que ella percibía exactamente lo que estaba percibiendo mi mano, como si simplemente fuera un periscopio de su conciencia. Le enseñé a manejarse con alguna de esas energías y a iniciar el proceso sanador, y poco a poco ella misma fue profundizando en ella misma, arreglando lo que tenía pendiente desde hacía casi dos años.

Creo que Perla recibió ahí su mayor regalo, pues ella contó que todo sucedió cuando ya cansadísimos nos fuimos a acostar a nuestras respectivas habitaciones y ella continuó investigando con la energía sanadora.

Para mi el fin de semana había sido un regalo completo, al día siguiente dejaría a Perla en el Autobús para Madrid y yo seguiría en coche hacia Arañuel y Montanejos, pero la vida tenía otros planes para nosotros.

Como llegamos de noche a La Manga, no pudimos apreciar la hermosura de vivir en un hilo de tierra en el agua, algo similar a los callos de florida pero domesticado. En realidad un mix surrealista entre Miami Beach y los Florida Keys, Si Key Lime Pie, pero para eso estaba Anabel que llenaba de amor todo lo que fuera menester. Y tan elegantemente…

Despertamos tarde, pero el día perezoso por el temporal no acabada de arrancar, aproveché para hacer la sesión de fotos de rigor, claro con tal cámara y nueva… En cualquier caso un regalo para los ojos y los sentidos. Hice bastantes fotos, algunas salieron hermosas. Pero nada como la belleza del mar abierto, aunque sea un mar tranquilo como el Mediterráneo.

El Mar Mediterráneo

Luego charlamos cuando fueron apareciendo las compañeras de casa, y finalemente desayunamos reforzados por unos suculentos sumos de zanahoria, manzana, limón, naranja en distintas combinaciones. Gracias Anabel!

Al final recoger de nuevo, y nos ponemos en ruta para dejar a Perla en el Bus, pero el tráfico inesperado de un lunes lluvioso nos impidió llegar por tres minutos. No había plaza para los otros autobuses, así que seguimos para Cartagena, llegamos a la estación de Bus y lo mismo. Claro el lunes después de la Semana Santa Cartagenera. Probamos con el Tren, lo mismo. Era una señal, finalmente no tenía que ir a Montanejos si no a Tembleque y ver a mi Amada.

Dos Diosas conversando bajo la suave lluvia de CartagenaSeguimos paseando por el puerto y tomando más fotos, hasta que volvimos para comer, nos enredamos en el mismo lugar del domingo, pero ya no estaban las camareras maravillosas (bueno, una de ellas si, y con qué sonrisa). Nos atendió el dueño, al que le hicimos una broma sobre las fotos que tiene con famosos y políticos, pero no le gustó. Comimos bien, y enredamos un poco más antes de ir a por el coche y zarpar.

Que fin de semana tan bonito y tan intenso, gracias a todos los que fueron protagonistas. causantes y extras o actores de reparto, gracias a todos por participar en tan intensos días.

Luego, otras cuatro o cinco horas de viaje con Perla, charlando de todo. Me encantó oírla hablar en méxicano con su madre. Que dulzura. Espero que no la pierdas.

Chaparrón, y cerca de Tembleque un arcoiris doble que nos hizo parar para contemplarlo como se merecía.

La lectura de Perla era que salimos de la tormenta, para entrar en la luz y al regreso nos recibió tras una lluvia bautismal el arcoiris, impresionante.

Perla, con el ArcoIris que le salía de la cabeza cuando volvió de Cartagena

Un Arcoiris adornando una Perla de persona. Que grande Eres, no te detengas!

Finalmente llegamos a Tembleque y pudimos cenar con Sarabjit, mi Diosa. Y Sarabjit llevó a Perla al Bus que la transportó a Madrid, mientras yo me desmayaba para reunirme otra vez con Morfeo.

Todos cansados y muy contentos. Gracias.

Anuncios
Acerca de

No hay mucho que decir de cierta importancia sobre mi. Soy Sikh, profesor de Kundalini Yoga, también formador de profesores de K.Y. y doy algunas clases de K.Y. He sido programador de páginas web con resultados dispares. También he sido profesor de programación y diseño elemental de páginas web con HTML, JavaScript y PHP. Afortunadamente colaboro con una academia de renombre en el aspecto técnológico: CICE, donde doy cursos basados sobretodo en tecnología web: PHP, Javascript, HTML, CSS, Ajax. Así como MySQL http://www.ciceonline.com Siempre relacionado con tecnologías de código abierto. Ahora estoy volcado en un proyecto de comunidad yóguica en el campo, en Guadalajara. Well there is not more important to say about Devta except that it's me! I am a Kundalini Yoga Teacher, spanish, fallero, and I had being a computer programmer, oriented to PHP and Web Pages and Web Applications. Fortunatly I work in CICE, a technology and computer academy, in Madrid. http://www.ciceonline.com. There I teach PHP, Javascript, HTML, CSS, AJAX and other web related techonolgy, and MySQL. Always related open source technology and code. Now I teach K.Y. classes and teachers training courses. More and more I am working to build up a little yoguic community in the country, in Guadalajara, near Madrid (Spain).

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: