Lo que es la vida y lo que es la muerte

Hoy he estado visitando a una amiga que está gravemente enferma. Su enfermedad nominal es un tipo de linfoma, pero no se está muriendo de eso. Está muy débil, muy flaca y tiene poca energía. Hace un año le diagnosticaron el linfoma, al parecer sufrió algún tipo de edema alrrededor del corazón y se fue debilitando.

Ella siempre ha preferido la medicina alternativa a la oficial, así que probó un montón de tratamientos distintos con muchos medicos doctores y no medicos distintos, siguió varias dietas y definitivamente se fue debilitando.

Al final del verano decidieron probar un tratamiento especial en otro país europeo. Al llegar a la clínica la vieron tan débil que le recomendaron quimioterapia, además un tratamiento especialmente tóxico.

A los días de estar ahí, creía ahogarse, y sentía una terrible dificultad para respirar, opresión en el pecho y cansancio. Le hicieron un scanner y vieron que tenía líquido en los pulmones y le sacaron hasta cuatro litros de líquido en total. Mejoró.

Volvió a España y siguió el tratamiento en su ciudad, pero a pesar de que tenía leves mejoras subía y bajaba.

De repente, sufrió una gastroenteritis, no se la curó del todo y le dieron el siguiente ciclo de quimioterapia, se debilitó más y empezó a tener dolores en la tripa.

Tras unos días muy molestos le hicieron unas pruebas y vieron que tenía parte del intestino en muy mal estado. Lo mismo que surgió en una sanación que se le hizo esos días.

Tuvieron que operarla y extirparle parte del intestino. Ahora está mejorando levemente, aunque no se le puede hacer la quimioterapia porque está debil y tiene que fortalecerse aunque su operación reciente se lo impide.

Ha seguido el mismo camino desde el inicio y no ha sido un camino fácil ni recto. Ha seguido el camino del conflicto.

Desde que la empezamos a ver al inicio de su enfermedad somatizada, le advertimos: “Necesitas un cambio radical, si sólo sigues igual, no sobrevivirás”. Pero obviamente no ha hecho el cambio. Y eso se ve en su actitud. Además está sobreprotegida por su entorno, desafortunadamente toda su familia vive en la misma ciudad, ambas su familia de sangre y su familia política o de su marido. No tiene un instante para estar sola, para pensar. Solo tiene tiempo para lamentarse y apoyarse en los demás.

Naturalmente su familia y gran parte de la familia de su marido no están de acuerdo en cómo han llevado su proceso, y creen que debería haber hecho mucho antes acciones drásticas como la quimioterapia. Pero nadie ve donde está la causa de su degradación.

No está en el conflicto sino en la falta de reto.

La vida es un reto constante, sin embargo nuestra amiga ha sido educada en el conflicto, no es eficaz superando retos aunque si y de que manera en sostener conflictos.

La vida en sí es una dificultad, pero hay dos polaridades. Se la puede tomar como un conflicto, una dificultad, o bien como un reto a superar. Quizá algunos no vean la diferencia, que está enteramente en la actitud. Desde hace años llevo diciendo en mis clases de yoga: “No es importante lo que te sucede -de hecho es irrelevante-, lo importante es qué haces con lo que te sucede.” Ese es el punto clave. La dificultad está servida y es gratis, lo relevante es qué haces con ella, te pliegas y buscas donde apoyar tu carga, o la enfrentas y creces en el trance de superarla.

Otra de las cosas que me vienen en mis clases es: “Nunca te vienen pruebas que no puedas superar”, otra cosa es lo eficaces que seamos en superarlas (o no).

La actitud del reto es comúnmente confundida con el conflicto. Inicialmente pueden ser similares, pero el conflicto se sostiene y no cambia en esencia, cambia el teatro, el decorado, los actores, cambian los tiempos pero el conflicto se mantiene. Sin embargo el reto evoluciona porque supera el conflicto, supera la situación y cambia en esencia lo que somos, nos hace integrar las lecciones a través de las cuales superamos el reto.

El conflicto es algo pasivo y el reto es algo activo.

Muchas personas sostienen tremendos conflictos con un coste excesivo y obviamente se consumen en el, generando a su alrrededor innumerables rotos y descosidos, heridas y dolor.

El conflicto siempre es algo interno, cuando tenemos un conflicto externo, está actuando como resorte o palanca que moviliza y activa nuestro conflicto interno.

Pensando en estas cosas y algunas más, me di cuenta de que la actitud de mi amiga la estaba empujando a la otra vida. Y pensando en ello, me vino que era su actitud de mantener el conflicto como tal en lugar de resolverlo, de tomarlo como un reto, lo que la está matando. No es la enfermedad ni la debilidad, sino la falta de una actitud adecuada.

En Yoga está claro una secuencia de formación del caracter y de la personalidad que es muy simple:
La actitud te lleva a la aptitud. O como dijo Yogui Bhajan: “Primero creamos nuestros hábitos y luego nuestros hábitos nos crean a nosotros.”

La clave, la diferencia entre conflicto y reto está en que en el conflicto no cambiamos, lo sostenemos para justificarnos, pero no hacemos nada. En el reto, cambiamos, es decir evolucionamos. Y eso me hizo pensar que eso es lo que explica el cambio que está dando el mundo, no se trata de una adaptación energetica o algo esotérico, es un ajuste de energía que está aumentando la presión psicológica, mental, emnocional, económica, etc. Y eso está revelando los conflictos de cada uno de nosotros, el que sea capaz de transformar su conflicto en un reto evolucionará (y no necesariamente sobrevivirá tal como lo entendemos ahora). El que se aferre al conflicto no tendrá más remedio que dejar este plano.

Evolucionar o morir, integrar la enseñanza o morir, crecer o morir, compartir o morir. Porque Evolucionar, Integrar, Aprender y Compartir son sinónimos. No podemos vivir sin morir, pero no podemos vivir sin reto. Mientras mantengamos el conflicto estaremos muertos y eso es lo que se está viendo.

¿Duro? No, simplemente elección.

Vivir es cambiar, pero ¿cómo?. Soltando el conflicto, soltando ese espejo que nos ata y nos enamora de nosotros mismos, para abrirnos a la vida, al cambio.

Deseo lo mejor para mi amiga, no se si sobrevivirá, pero si no comprende el proceso probablemente no lo haga. La animo y la inspiro a hacer el cambio entre sostener el conflicto y afrontar el reto. Y te deseo que comprendas que el motor de todo es el amor.

Un abrazo.

Devta

Anuncios
Acerca de

No hay mucho que decir de cierta importancia sobre mi. Soy Sikh, profesor de Kundalini Yoga, también formador de profesores de K.Y. y doy algunas clases de K.Y. He sido programador de páginas web con resultados dispares. También he sido profesor de programación y diseño elemental de páginas web con HTML, JavaScript y PHP. Afortunadamente colaboro con una academia de renombre en el aspecto técnológico: CICE, donde doy cursos basados sobretodo en tecnología web: PHP, Javascript, HTML, CSS, Ajax. Así como MySQL http://www.ciceonline.com Siempre relacionado con tecnologías de código abierto. Ahora estoy volcado en un proyecto de comunidad yóguica en el campo, en Guadalajara. Well there is not more important to say about Devta except that it's me! I am a Kundalini Yoga Teacher, spanish, fallero, and I had being a computer programmer, oriented to PHP and Web Pages and Web Applications. Fortunatly I work in CICE, a technology and computer academy, in Madrid. http://www.ciceonline.com. There I teach PHP, Javascript, HTML, CSS, AJAX and other web related techonolgy, and MySQL. Always related open source technology and code. Now I teach K.Y. classes and teachers training courses. More and more I am working to build up a little yoguic community in the country, in Guadalajara, near Madrid (Spain).

Publicado en Uncategorized
One comment on “Lo que es la vida y lo que es la muerte
  1. Vaya por delante que yo no tengo muy claro que uno (si se entiende por uno el “yo” egoico) pueda verdaderamente “elegir” o cambiar según qué cosas (o incluso la más nimia), aunque tampoco lo niego a priori: simplemente lo ignoro. Ahora bien, lo que con seguridad es muy difícil de hacer es librarse del bagaje cultural y personal que se ha mamado, y expierienciar la vida como una sucesión de conflictos es una de las características dominantes del mundo en le que vivimos, ya sea tácita o explícitamente. Además, para conseguirlo se necesita, creo, darle a la vida un sentido transcendente. Ojalá tu amiga lo consiga: con independencia de si eso la curará o no, lo que es seguro es que lo que le quede de vida será mucho más llevadera. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: